El salsero cumplió y ofreció su primer concierto en el puerto de Veracruz, ante más de 20 mil personas a quienes contagió durante casi dos horas con su ritmo y energía. Además de sus éxitos, interpretó un tema de Juan Gabriel con el que lloró

VERACRUZ.–La fiesta jarocha cumplió con las expectativas que se habían creado alrededor de la visita al puerto de Veracruz de Marc Anthony.

El cantante, quien pasó la noche del viernes en el puerto, sin abandonar las instalaciones de su hotel, emocionó a 20 mil personas, quienes corearon y bailaron cada una de sus canciones.

En las inmediaciones del estadio de futbol Luis Pirata Fuente, sede del concierto, la gente hizo largas filas para ingresar al recinto.

Dos enormes filas alrededor del inmueble superaron la capacidad del único acceso para los asistentes, quienes, sin embargo y pese a la tardanza, mantuvieron el orden en todo momento.

Mientras, los puestos de comida y las tiendas aledañas al estadio no se daban abasto ante la demanda de clientes.

Adentro, en las butacas y en la zona de cancha, la fiesta multicolor se mantuvo desde al menos una hora antes de la llegada del salsero evidenciando la energía contenida entre los asistentes.

Aún minutos después de las 21:00 horas, afuera del estadio la gente seguía formada tratando de ingresar. Sin embargo, el público que ya ocupaba sus lugares, tardó poco en ambientarse al grito de ¡Veracruz Veracruz! y con algunos tibios intentos en la grada superior, por hacer la clásica ola mexicana.

Veinte minutos después de las 21:00 horas, Elías Torales, el cantante abridor del concierto, apareció sobre el escenario obteniendo una fría respuesta de la gente que estaba más ocupada en encontrar su lugar en el inmueble.

Bastaron ocho canciones del joven intérprete jarocho para que la gente comenzara a desesperarse por ver a Marc Anthony, del mismo modo que la lluvia comenzaba a manifestarse con una ligera brizna recordaba a los asistentes la amenaza de una tormenta que se cernía sobre el puerto.

No obstante cuando la aparición de Marc Anthony era inminente, la lluvia cesó y los gritos de sus seguidores exigían su presencia en el escenario.

A las 22:10 horas músicos del salsero tomaron el escenario y tras unos momentos de afinación , finalmente el cantante apareció para interpretar Valió la pena, el primer tema de la noche.

Ataviado con un traje blanco y lentes obscuros, el intérprete de ascendencia boricua, puso a todos a bailar desde los primeros acordes.

Apenas con Hubo alguien, el esposo de la actriz Jennifer Lopez conquistó por completo el recinto que se le entregó con cada estrofa.

En el escenario, la sección de vientos, las percusiones, los coros y los teclados convirtieron el estadio en una fiesta musical.

“Veracruz, se puede bailar” decía Marc Anthony ante la algarabía de la gente reunida; poco antes de interpretar el tercer tema de la velada, el salsero se dejó querer, recibió los aplausos y agradeció a su gente .

“Es mi primer concierto aquí y ¡wow!, qué honor”, dijo emocionado el cantante mientras los gritos de ¡Veracruz, Veracruz! retumbaban en el lugar.

Mientras el cantante lució sus mejores pasos y la tesitura de su voz, los pasillos del inmueble se improvisaron como pista de baile, en el que las parejas presumían sus dotes dancísticas.

Uno de los momentos más emotivos de la noche se dio cuando Marc Anthony interpretó Ahora quién, uno de sus éxitos más famosos que la gente coreó de principio a fin .

“Tengo mucho parecido con el pueblo mexicano, mis padres me nombraron en honor al cantante mexicano Marco Antonio Muñiz. Me gusta la cultura mexicana y muchos de sus compositores. Como el de esta canción que voy a cantar, quien es uno de los más grandes”, dijo.

Poco después, interpretó Hasta que te conocí, original de Juan Gabriel, con la que incluso lloró para conmover al público, quien se deshizo en aplausos ante la emotividad del momento.

Canciones como Mi gente, Tu amor me hace bien, Escapémonos y Tan sólo palabras estuvieron incluidas en el repertorio del cantante, quien hasta el cierre de esta edición demostraba por qué es considerado el Nuevo Rey de la Salsa.

¡Y Marc Anthony armó la fiesta jarocha! – Excélsior