Con la olla y las gradas atiborradas de espectadores, el estadio de beisbol de la Universidad Central de Venezuela fue el escenario para clausurar el Festival Movistar Música, donde actuaron bandas nacionales como Voz Véis, Los Amigos Invisibles, EntreNos y Caramelos de Cianuro; así como los invitados internacionales, el español David Bisbal y la colombiana Fanny Lú -en la foto-.
(Kisaí Mendoza)

Anoche clausuró el Festival Movistar Música en el estadio de beisbol de la UCV

Anoche cerró el Festival Movistar Música con la tercera cita: Caracas y su emblemático estadio universitario, que precisamente no albergó las veintipico mil de personas esperadas. La Monumental de Valencia fue el escenario del viernes, mientras que el estadio Luis Aparicio de Maracaibo fue el del jueves 8.

A las 3:15 pm se dio inicio el esperado concierto, frente a una buena cantidad de asistentes, pese a que todavía no plenaban ni la olla ni las gradas.

EntreNos abrió las presentaciones, ante una audiencia soleada. Luego de unas siete canciones, abandonaron la tarima para dar paso a Voz Véis, agrupación marabina que seriamente calentó las pasiones de la audiencia.

Comenzaron con Pedacito de tu querer, y luego el coro se hizo más evidente con Cosita rica, para seguir con el Yo sin ti no valgo nada de Yordano; al cabo de la cual vino el grito "¡Caracas!", y el responso de la audiencia "¡Oh!".

Para aplacar un poco los ánimos, el sexteto zuliano abordó Segundo plato, con lo cual el gentío optó por alzar brazos y moverlos al son de la rítmica.

Ese aquietamiento les vino de perlas para anunciar un tema de su próximo CD: Al otro lado, y como la gente es la gente, aprovecharon para conversar y ponerse al día con otros tópicos. Los de Voz Véis captaron y arremetieron con "esta canción que viene nos acompaña desde el primer día", y le dedicaron a las fans del club La niña de mis ojos.

Cinco canciones más completaron la actuación de estos chicos: Quizás, Niña dura, Aunque sea poco, El farolito y Qué me has hecho tú.

Ya el "mal" estaba hecho, la adrenalina corría veloz por la sangre de los asistentes. Para el ínterin luego de Voz Véis, la olla ya contenía mucho más caldo de emociones. Entonces se anunció la aparición de los Amigos Invisibles con un set corrido, en el cual fueron empatando una tras otra las canciones. A medida que esto iba ocurriendo, el vocalista Julio Briceño le añadía más fuego a la audiencia.

Todo comenzó con Amor, Sexy, y siguió con Diablo, All day today, En cuatro, Cuchi-Cuchi. Continuaba entrando gente y ya el sol se apagaba, por lo que en la tarima decidieron que era tiempo de encender las luces y la máquina de escupir humo.

Con Piazo e’perra y El sobón, Julio y sus invisibles pusieron a bailar hasta a los periodistas.

Un respiro, ¡por favor!

Aderezada la concurrencia, el interludio de espera se alargó. El sol finalmente se ocultó, y las pantallitas de los celulares comenzaron a tejer constelaciones entre el público. No obstante, siendo un evento patrocinado por una empresa de celulares, faltó que se aprovecharan las pantallas de video para husmear lo que la gente opinaba.

A un cuarto para las siete de la noche arribó el género "reggaeton rockero" -Chino y Nacho dixit- de este dueto.

La apertura estuvo precedida por deslumbrantes fogonazos, fuegos artificiales, fuego de verdad y mucho humo.

Dentro de mí, Voy a caer en la tentación,La Pastillita y La esquina abrieron la actuación del dúo venezolano. El Chino movía su esqueleto, literalmente hablando, porque lució una franela azul con un esqueleto blanco estampado. En una parte de la actuación se lanzó a la olla, y no faltó quien le enseñara a perrear al compás de La profesora. Siguieron luego Cazadora, Cómo te extraña mi cama, Vagabundo de amor y, para cerrar, su emblemático Ese hombre soy yo. Para esta parte del concierto, bajaron los ánimos de la colectividad, y con esta intervención cerró la participación nacional del Movistar, aunque como grupo de clausura quedaron pendientes los Caramelos de Cianuro.

La primera estrella invitada fue la colombiana Fanny Lú, quien arribó al escenario hacia las 8:00 pm. Buena voluntad y ganas de reanimar al público. Sin embargo, pese a los esfuerzos y el talento demostrado, la gente prefirió descansar, hidratarse, conversar. Hubo un momento en el cual la vocalista recurrió a la estrategia: "¿dónde están Los Leones?", a lo que evidentemente el público respondió con mucho ánimo.

El espectáculo cerró con Diego Torres, David Bisbal y Caramelos de Cianuro, frente a una audiencia renovadamente entusiasta. Altos y bajos para una velada de antología.

Caracas – eluniversal.com