RICARDO MONTANER en el Palenque de la Fenapo fue un derroche de romanticismo.Foto: Eugenio Martínez / El Sol de San Luis.

Ofreció una velada plena de romanticismo y grandes recuerdos Inspiró a una pareja a darse el beso más largo, ¡bárbaros!

San Luis Potosí, San Luis Potosí.-Veintidós minutos después de la media noche, el cantante de origen argentino pero venezolano de corazón, Ricardo Montaner, salió al escenario del Palenque de Gallos, donde poco más de cuatro mil seguidores del compositor romántico, disfrutaron y convivieron con su artista para disfrutar de una velada inolvidable.
Ricardo es un artista que proyecta carisma, sencillez, pasión y vocación por la música, para iniciar su espectáculo, el cantautor dedicó su primer tema al Todopoderoso. No es desconocido para sus fans el saber que al igual que otros de sus colegas, el intérprete de "La cima del cielo" profesa de la religión cristiana y que aprovecha siempre que puede, la oportunidad de hacer un homenaje.

Es evidente que el originario de la tierra del bandoleón, está enamorado de la vida, del amor, simplemente de lo que gusta hacer, y de una u otra manera anhela transmitirlo a través de sus canciones, ¡y vaya que lo sabe hacer!, con el tema "Un toque de misterio" logró que una pareja de "enamorados esposos", se dieran el beso más largo de su vida.

Ricardo es dueño del escenario, logró tocar fibras sensibles, y sobre todo conquista los sentidos y el corazón de los más incrédulos. Por ahí hubo quien me comentó que sólo fue al concierto porque le regalaron el boleto, pero a la mera hora con el tema de "La conga", movió todo el cuerpecito.

¡Ah! y para los "tortolitos" hubo premio, una cena todo incluido cortesía del invitado especial de la noche el gobernador del estado Marcelo de los Santos Fraga.
Montaner lució una combinación muy singular en su vestimenta, camisa y pantalón negro (de algún traje de bodas), una corbata clara y los clásicos zapatos deportivos "convers", (ah ta’ güeno), su melena, a medio largo y rubia ceniza y bien lacia, también le dieron un toquecito especial al cantante.

En fin, ésta fue una velada musical plena de buenos recuerdos, evocó a nuestra memoria la buena etapa que seguro muchos experimentamos en la década pasada, ¡claro si los noventas fueron los meros moles del Montaner!

Luego vinieron canciones como "Me va a extrañar", "Yo sin ti, déjame llorar", "Pasa todo", "Viene del alma", "Quisiera", "Un amor más grande", y la lista fue larga. Conste que no aguantó cantar hasta las siete de la mañana como lo prometió, pero no importa, se la pasamos porque cantó de lujo y lo respaldaron uno musicazos.

Transcurridas las horas, como todo lo bueno que empieza tiene que terminar, Ricardo agradeció la presencia de su querido público de San Luis Potosí y prometió regresar próximamente.

Ricardo Montaner, ¡hasta la cima del cielo!