Más de 5 mil espectadores protestaron por el mal sonido que tuvo el concierto del cantante español en el Superdomo Orfeo de esa provincia

Julio Iglesias

Por notorias fallas en el sonido, no fue feliz la presentación de anoche del cantautor español Julio Iglesias en el Superdomo Orfeo, al que concurrieron alrededor de 5 mil personas.

Tras ser presentado por Juan Alberto "el Muñeco" Mateyko (amigo personal de Julio), Iglesias comenzó a "sufrir" los problemas del sonido que el público le expresaba, desde diversas ubicaciones del amplio recinto.

Las coristas casi no se oían, al igual que los solos de guitarra que se podían ver, pero no escuchar, por la pantalla gigante, a pesar de los reclamos que en inglés el propio artista le hacía al encargado de su sonido.

Desde la producción del Orfeo, aclararon a la prensa que el sonido corrió por cuenta del equipo de técnicos que vino con el propio Iglesias, emitiendo un comunicado para cubrirse de la situación.

El mensaje especificó a los medios radiales, televisivos y gráficos que los equipos de sonido utilizados para la presentación de Julio Iglesias son los mismos (en cantidad y calidad) que se usan en todos los shows que se realizan en este estadio.

"La operación, ecualización, volumen general y efectos corren por cuenta del operador de sonido perteneciente al staff en gira de Julio Iglesias", manifestó dicho comunicado.

No obstante esa adversidad, el cantante de 65 años, con su tradicional traje negro con chaleco, trasmitió su particular simpatía a la mayoría femenina que acudió al Orfeo, repartiendo besos a sus coristas, y haciendo sus habituales jueguitos sensuales sobre el escenario, mientras recorría sus clásicos de 40 años de carrera.

Fuente: T̩lam РInfobae.com