Nalbandian - Del Potro

Nalbandian - Del Potro

Fue 6-4 y 6-0 en apenas 68 minutos de juego, para avanzar a los cuartos de final. El cordobés quiere defender su condición de top ten. El tandilense ya no depende de sí mismo para estar en Shanghai

Un poco de azar y otro de lógica (por el sistema de preclasificaciones) determinaron que David Nalbandian y Juan Martín Del Potro, los mejores tenistas argentinos de la actualidad y baluartes del equipo de Copa Davis, se enfrenten en el circuito tres veces en la misma cantidad de semanas.

Fue el cordobés quien festejó al final de esta miniserie que comenzó en el Masters Series de Madrid con el triunfo del tandilense y continuó en Basilea con la victoria de David. Este partido, el «desempate», favoreció a Nalbandian, quien no quiere dar el brazo a torcer en el -a priori- difícil objetivo de terminar por quinto año consecutivo como top ten.

Si ganaba Del Potro, se aseguraba terminar 2008 como el mejor tenista argentino y por lo tanto ser el primer singlista de la Copa Davis en la final ante España. Ahora dependerá de hasta dónde llegue el unquillense en este torneo, donde defiende los 500 puntos del título obtenido el año pasado.

Había, además, otras cosas en juego, como la carrera por el ingreso al Masters de Shanghai, algo por lo que lucha principalmente Del Potro (Nalbandian, con pocas chances, declaró semanas atrás que no es uno de sus objetivos). En ese sentido, el tandilense recibió ayer la buena noticia de que tiene un competidor menos: Ferrer, posible rival en la Davis, se quedó afuera al caer en la primera ronda del torneo parisino.

Esta derrota no lo deja afuera de Shanghai, pero ya no depende de sí mismo: quienes llegan detrás suyo con posibilidades (Gilles Simon, James Blake y Jo-Wilfried Tsonga) deberían alcanzar al menos la semifinal (Simon), la definición (Blake) o consagrarse en París (Tsonga).

Nalbandian fue ampliamente superior desde el inicio del partido, y de hecho logró un quiebre prematuro que le permitió tomar el control de las acciones. Apoyado en una buena devolución, fue agresivo buscando ángulos y capitalizando cada uno de los errores de su rival.

El tandilense, encima, no estuvo fino con el saque, su arma más poderosa. Un pobre 58% de primeros servicios y un no menos discreto 57% de puntos ganados con el primer saque le dieron muchas chances a David, que en el segundo set ya contó a su favor con el factor psicológico.

Si se da la lógica, Del Potro estará en el Masters de Shanghai y, no menos importante, con algunos días más de descanso. Mientras tanto, Nalbandian continúa con posibilidades de seguir en el top ten. Así las cosas, todos contentos.

Infobae.com