Si se pudiera contar el número de fanáticas de todas las generaciones que lo han aplaudido e idolatrado desde que comenzó a escalar “la cima del cielo”, no alcanzaría el tiempo. Ricardo Montaner es especialista en conquistar multitudes y es reconocido como uno de los artistas más queridos y con más discos vendidos en el continente americano.

En su biografía, escrita por el historiador Orlando Bohórquez, se menciona la excelencia del trabajo artístico y humano que el intérprete de Tan enamorados mantiene hasta la actualidad. “Él motiva en el amor a las parejas, al país, a los ideales y a la querencia. Su obra llega directamente a nuestras almas para hacernos meditar sobre cualquier tema de la vida”. Con estas palabras define Simón Díaz a su colega en el prólogo del libro Cómo se llega a la cima del cielo.

Recordando

Desde pequeño a Montaner le fue fácil responder a una pregunta: ¿qué quieres ser cuando seas grande? Sin titubear decía: “Cantante”. Cuenta que no descansó hasta materializar su sueño y fue en 1989 cuando comenzó a pisar los escenarios de una forma muy particular.

En un encuentro con los medios en Caracas expresó: “No me quedaba más remedio que ser telonero de Guillermo Dávila, Frank Quintero o cualquier artista de esa época. Yo era un matatigre profesional pero la experiencia me sirvió para llegar hasta aquí”.

A partir de ese momento, la carrera del venezolano de corazón comenzó a ascender de una manera impresionante y sus éxitos se hicieron himnos de las parejas. Tan enamorados, Será, Me va a extrañar, Déjame llorar y Castillo azul fueron algunos de los temas que lo subieron a la cúspide, hasta hoy.

Son pocas las personas que no se sienten identificadas con los argumentos que Héctor Eduardo Montaner (su verdadero nombre) dice acompañado con melodías. Elena Materán, fanática, expresa que su devoción por el artista va más allá de admirarlo simplemente porque es famoso. “Él es una persona que transmite sentimientos cada vez que canta. Más de una vez boté lágrimas, pues cada uno de sus discos forma parte de etapas importantes en mi vida. Ya no vendrán más como él”.

Un lado con Dios

Hace algunos años el cantautor experimentó un “cambio” en su vida. Sintió la necesidad de dedicarse a estudiar la Biblia y realizar obras sociales en pro de la pobreza infantil, la desnutrición, entre otras. Sin embargo, dice que “hasta que no sienta el llamado de Dios” para hacer un disco completo de música cristiana seguirá componiendo temas a los cantantes del evangelio.

En su página oficial www.officialsite-ricardomontaner.com informan que el astro está trabajando juntamente con la Alcaldía de Maracaibo en la construcción de una Iglesia cristiana y un comedor para niños. También tiene pensado crear un lugar que albergará a 25 mujeres que hayan sido abusadas y deseen adiestrarse en alguna actividad hogareña. “Será un buen canal para hablarles del Señor”.

En concierto

Sentimiento, sensibilidad y romance son las características que Ricardo Montaner pondrá de manifiesto el próximo 4 de julio en el Palacio de Eventos de Venezuela, en un concierto que promete revivir “momentos inolvidables” con un amplio repertorio que incluye los éxitos de siempre y sus más recientes producciones. En la última rueda de prensa que el artista dio en el país, comentó que aunque tiene más de seis años sin presentarse en Maracaibo esta ciudad representa para él una parte muy importante de su carrera.

Sus discos

Cada Día es el primer disco de Ricardo Montaner en el mercado venezolano y a pesar de tener poca popularidad entre el público fue el comienzo de una carrera y un camino. Es su primer disco homónimo con la discográfica Rodvén-Venezuela. Fue el comienzo oficial de su entrada en el mercado discográfico y la forma cómo promocionó el romanticismo. Incluye los temas Vamos a dejarlo y Yo que te amé.

Un Toque de Misterio es el nombre con el que Montaner definió el disco que marcó la primera década de su carrera, logrando entrar al mercado internacional con canciones como Me va a extrañar, Yo sin ti y La cima del cielo.

Con este disco, En el Último Lugar del Mundo, Montaner comienza su internacionalización en 1991. Reafirmó el romanticismo con Será y Déjame llorar, además de hacer bailar a grandes y pequeños al ritmo de Vamos pa’ la conga.

Viene del Alma es una de las producciones más románticas y llenas de sentimiento del cantante. Fue grabado entre Londres y Madrid, en los estudios Abbey Road y Sintonía, respectivamente.

Sueño Repetido es la décima producción dentro de su carrera. Cuenta con la colaboración del ganador de un premio Grammy como Mejor Productor, Bebu Silvetti. La clave del amor, Resumiendo y Bésame son algunos de sus temas.

laverdad.com