MÉXICO (AFP) — Decenas de miles de personas acuden este sábado al concierto que luminarias del pop en español, como Miguel Bosé y Ricky Martin, brindan en México para concientizar a sociedad y gobierno sobre la pobreza infantil.

Este recital es auspiciado por la Fundación América Latina en Acción Solidaria (ALAS) y se realiza a la par de otro concierto en Buenos Aires con el fin de crear conciencia sobre los 32 millones de niños que viven en situación de pobreza en América Latina.

Con la plaza central mexicana a reventar, al igual que la media docena de calles que conducen a ella, el puertorriqueño Ricky Martin protagonizó el momento más delirante de la noche pues con sus sensuales movimientos de cadera arrancó los gritos femeninos que por momentos acallaron la voz del cantante.

Ricky piso el escenario vestido de negro, saco incluido, el cual posteriormente se quitó con movimientos sensuales para luego seguir con la camisa y quedar con una ligera casaca, todo esto mientras interpretaba sonados éxitos como "Living la vida loca" y "La copa de la vida".

Por su parte, Fher Olvera, el vocalista de la banda mexicana Maná, lanzó un llamado a los gobernantes latinoamericanos para que unan esfuerzos y combatan la pobreza en la región.

"Si tantos artistas, y tantos medios de comunicación pueden unirse, es triste que los políticos no lo puedan hacer. Aquí no hay egos (…) ésta es una muestra para todos los políticos de América Latina para que se unan a erradicar la pobreza", dijo.

Los organizadores estimaban que unas 200.000 personas presenciarían el espectáculo a lo largo de las siete horas de duración, además de que colocaron pantallas gigantes en varios parques públicos de la capital, en las que se transmitirá en vivo.

Los asistentes se enteraron de la mala noticia de que el colombiano Juanes, uno de los platos fuertes de este maratón de estrellas, canceló su viaje a México ya que el avión que lo trasladaría no podía aterrizar en el aeropuerto de Toluca (centro) por razones técnicas.

A pesar de la lluvia que por momentos cayó en la capital mexicana, el recital arrancó a las 17h00 (22h00 GMT) como estaba programado con la presentación del cantante español David Bisbal, quien encendió a la multitud, un poco mojada por la lluvia y las horas de espera, con su tema "Ave María".

El toque mexicano lo puso la banda Timbiriche, que arrancó los primeros aplausos y gritos de entusiasmo con las interpretación de sus más sonados éxitos, incluido el tema que le da el nombre al grupo y al que se unió la voz de Miguel Bosé, quien apadrinó a esta banda en sus inicios, hace más de dos décadas.

El venezolano Ricardo Montaner marcó el primer momento de romanticismo con su tema "La cima del cielo", mientras que la peruana Tania Libertad interpretó sus éxitos de la trova latinoamericana.

Los gritos y aplausos en la Ciudad de México se unieron en uno sólo con los del concierto de Buenos Aires ya que, producto de un enlace en vivo vía satélite con la capital argentina, todas las estrellas de ambos recitales se unieron para interpretar "Me vale madre" del español Alejandro Sanz.

El escenario en México fue después ocupado por los rockeros de Babasónicos para luego seguir con el mexicano Emmanuel, que se llevó uno de los aplausos más sonados, la española Ana Torroja y el mexicano Alex Sintek,

"La verdad no conozco mucho de esta fundación ALAS, sólo sé que busca ayudar a los niños, pero nada más, lo cual me parece bien, además de que reunir a tantos artistas es maravilloso para los amantes de la música. Pocas veces hay oportunidad de ver a tantas estrellas juntas", dijo Alejandro Reyes, un músico de 27 años.

AFP: Miguel Bosé y Ricky Martin unen sus voces en México por los niños pobres