Marc Anthony y JLo
Marc Anthony y JLo

Como diría Yerko Puchento: “¡Qué Ricky Martin, Chayanne, Tom Jones o Luis Miguel! Marc Anthony es señoras y señores quien la lleva en el Festival de Viña”.

El cantante estadounidense de origen portorriqueño batió todos los records históricos al vender en menos de 48 horas la totalidad de las locaciones en la Quinta Vergara para la noche en que actúa (sábado 28 de febrero). Las otras jornadas con mayor salida son el miércoles 25 (Santana) y viernes 27 (Daddy Yankee).

Y es que desde que se confirmó que el esposo de Jennifer López sería el encargado de poner fin a la fiesta en la Quinta Vergara, todos sus seguidores se volcaron a la página de Puntoticket.cl para asegurarse sus boletos, agotando el primer día las ubicaciones más caras de palco ($ 106.800), mientras que las últimas que se terminaron ayer fueron las galerías ($13.200).

UN SEGUNDO CONCIERTO

Al concejal Andrés Celis, integrante de la Comisión de Promoción del Festival de Viña, no le sorprende todo este fenómeno, ya que estuvo presente en los conciertos que hizo el cantante en Chile y recuerda que “el ambiente que había era increíble, nunca había visto tanto fanatismo, con gente que se desmayaba y otras personas lloraban.Por eso cuando supe que venía Marc Anthony a Viña tenía claro que iba a pasar esto, además que se había creado un grupo en Facebook con cerca de 10 mil personas que pedían su presencia en Viña”.

Celis, en todo caso, dice que hay que poner atención a la reventa, “estoy seguro que acá debe haber gente que se quiere aprovechar de este éxito para hacer sus propios negocios”.

El concejal además propone una idea: la realización de un segundo concierto. “Es demasiado el interés, así que pienso que él podría hacer una segunda presentación el día siguiente (domingo 1 de marzo) en la Quinta Vergara, un evento único que marcaría el fin del verano en Viña del Mar”.

Esta iniciativa, en todo caso, debería estar en manos de Canal 13 y Patricio O’Ryan Producciones (encargada de traer al cantante a nuestro país).

UN FENÓMENO EN CHILE

Para algunos ha sido toda una sorpresa el gran interés que ha despertado la visita de Marc Anthony a nuestro país, mientras que para otros sólo viene a confirmar una popularidad subterránea que este año ha salido con fuerza a flote.

Prueba de lo último fueron los conciertos que realizó en junio pasado en Chile. En esa oportunidad estaba presupuestada la realización de un sólo concierto, pero debido a la alta demanda de entradas al final terminó haciendo tres actuaciones a tablero vuelto en el Arena Santiago. Una persona cercana a la producción recuerda que las entradas para la primera fecha se terminaron en nueve día, pero “cuando se pusieron a la venta las del segundo conciertos se acabaron en dos días sin que se gastara un peso en publicidad”.

Las explicaciones a este fenómenos no estaría en las radios, sino que por el hecho de que se trata de una de las figuras más reconocidas actualmente en el mundo de la salsa, baile que cuenta con muchos clubes y seguidores en nuestro país, a lo que se suma que Anthony ha incursionado en la actuación (trabajó con Martin Scorsese en la película “Vidas al límite”) y también está casado con Jennifer López, conjunto que lo transforman en toda una de estrella de Hollywood.

Por esa razón ha vendido 10 millones de copias en el mundo y ha logrado 12 discos de Oro y Platino, 16 premios Lo Nuestro, además de ser ganador de varios premios Grammy y recientemente de un premio Billboard en la categoría mejor álbum tropical con el disco “El cantante” (con música de la cinta del mismo nombre donde actúa con Jennifer López).

Marco Antonio Muñiz (verdadero nombre del intérprete) tiene 39 años y nació en Manhattan, aunque tiene ascendencia portorriqueña. Fue descubierto por Paul Simon cuando lo seleccionó para el musical de Broadway “The capeman”.

De ahí en adelante ha cosechado una carrera de éxitos discográficos, la cual ha ido alternando con sus producciones cinematográficas y una movida vida sentimental con varios hijos.

Su primera relación seria fue con una policía neoyorquina, con quien tuvo a su hija mayor Arianna. Posteriormente con la Miss Universo portorriqueña Dayanara Torres tuvo dos varones: Ryan y Cristian (en homenaje a Cristian Castro). La separación entre ambos se produce el 2003 en medio de acusaciones de una paternidad no asumida, la que en definitiva resulta falsa tras la realización de exámenes de ADN.

Después de ello vendría su gran romance con Jennifer López, con quien comienza a relacionarse cuando le ayuda en la producción de una canción, un trabajo que termina en el altar el 2004 captando la atención de los medios norteamericanos con esta unión de las dos estrellas que el próximo 22 de febrero celebrarán el primer cumpleaños de sus mellizos, tras lo cual Marc Anthony viajará a Chile.