Términos como "increíble", "impresionante" fueron los que lanzó en su primer recital en Chile, al observar el delirio que causó entre la fanaticada local.

Por Gonzalo Rodríguez Torres gonzalor@cooperativa.cl

Si el Arena Santiago la noche del lunes en realidad hubiese sido la Quinta Vergara en una jornada del Festival de la Canción de Viña del Mar, luego del primer tema Marc Anthony se habría llevado Antorcha de Plata, tomando en cuenta el nivel de devoción y efervescencia que despertó entre el público que acudió a su primer concierto en Chile.

Y es que fue tal el grado compenetración con el baladista y salsero de origen puertorriqueño, que él mismo quedó estupefacto ante la respuesta de la gente, que bailaba y coreaba sus canciones a todo pulmón.

Pantalón y chaqueta ploma, además de una blanca camisa blanca semiabierta, el artista inició su show con el tema "Valió la pena", en un espectáculo que duró una hora y 45 minutos.

Los gritos de histeria, entrelazados con frases como "ídolo", "mijito rico" se hacían sentir en el recinto capitalino al que acudieron alrededor de 10.500 espectadores, según datos de la organización del evento, y donde se dieron cita un público variopinto, pero esencialmente femenino, y también rostros conocidos como Tiago Correa, Ignacia Allamand, Horacio de la Peña, y el concejal Andrés Celis, quien por supuesto propuso su nombre para Viña 2009.

Mientras tanto Marc Anthony miraba con atención lo que ocurría frente al escenario en el que estuvo acompañado por 14 personas, a cargo de los bronces, la percusión, bajo, cuerdas, coros, órgano y piano electroacústico.

"Increíble. Mi primera vez en Chile. Impresionante… guau!", atinó a decir antes de "Hasta ayer", la cuarta canción de una velada en la que el Arena Santiago se rendía a sus pies, pese a que inicialmente su voz estaba muy por debajo de los instrumentos, y donde no quedaba claro si él artista estaba reservando energías o derechamente su micrófono no tenía la potencia suficiente.

Con el correr de los minutos el esposo de Jennifer López quiso retribuir al cariño expresado y recibió de buena gana los peluches que le lanzaron, banderines con su nombre, y se dio el tiempo de acercarse a los costados del escenario a gesticular frases como "Muchas gracias", mientras lanzaba besos y posteriormente se llevaba la mano al corazón.

Una seguidora de primera fila de cancha, sector que la mayor parte del show permaneció de pie, le acercó un celular mientras el artista interpretaba en ritmo salsero el tema "Hasta que te conocí" –que popularizara Juan Gabriel- y éste lo cogió como si nada y le cantó a quien estaba al otro lado de la línea, ante el aplauso de los presentes.

Desde esa canción en adelante (la octava de las 12 que interpretó), dejó en claro que sólo estaba calentando motores y su voz fue alcanzando el nivel y potencia que se espera para un cantante de la fama que precede a Marc Anthony, que dicho sea de paso tiene un gran desplante sobre el escenario pero sus movimientos están lejos de ser los de un descollante bailarín de salsa.

El único aprieto que vivió en la jornada fue la fuerte pifia que estalló en el instante en que tomó una bandera argentina que le lanzaron y la mostró al público, la misma que luego colgó junto al micrófono.

El asumió las cosas con calma y luego de abogar por América Latina en su conjunto, pidió que le hicieran llegar desde el público una bandera chilena, la que ondeó, se la puso como capa, y luego la instaló junto a la trasandina, mientras nuevamente estallaban los aplausos y brotaban cánticos como "Olé, olé, oleee, Chile, Chileeee!".

Marc Anthony tiene previsto presentarse nuevamente este martes y miércoles, y aún cuando no está totalmente definido, desde la productora que lo trajo a Chile se indicó que lo más probable es que abandone el país el jueves por la mañana en un vuelo privado.

Aún quedan pocas entradas para los conciertos del artista cuyo repertorio se compuso de temas como "Dímelo", "Qué precio tiene el Cielo", "Ahora quién", "Y hubo alguien", "Tengo tanto miedo de perderte" y "Tu amor me hace bien", tema con el que el lunes cerró su debut en Chile.

Según informó Patricio O’Ryan Producciones, entre los boletos disponibles están los del sector Diamante, que otorgan el derecho a asistir a un cóctel luego del show. (Cooperativa.cl)

Términos como "increíble", "impresionante" fueron los que lanzó en su primer recital en Chile, al observar el delirio que causó entre la fanaticada local.

Por Gonzalo Rodríguez Torres gonzalor@cooperativa.cl

Si el Arena Santiago la noche del lunes en realidad hubiese sido la Quinta Vergara en una jornada del Festival de la Canción de Viña del Mar, luego del primer tema Marc Anthony se habría llevado Antorcha de Plata, tomando en cuenta el nivel de devoción y efervescencia que despertó entre el público que acudió a su primer concierto en Chile.

Y es que fue tal el grado compenetración con el baladista y salsero de origen puertorriqueño, que él mismo quedó estupefacto ante la respuesta de la gente, que bailaba y coreaba sus canciones a todo pulmón.

Pantalón y chaqueta ploma, además de una blanca camisa blanca semiabierta, el artista inició su show con el tema "Valió la pena", en un espectáculo que duró una hora y 45 minutos.

Los gritos de histeria, entrelazados con frases como "ídolo", "mijito rico" se hacían sentir en el recinto capitalino al que acudieron alrededor de 10.500 espectadores, según datos de la organización del evento, y donde se dieron cita un público variopinto, pero esencialmente femenino, y también rostros conocidos como Tiago Correa, Ignacia Allamand, Horacio de la Peña, y el concejal Andrés Celis, quien por supuesto propuso su nombre para Viña 2009.

Mientras tanto Marc Anthony miraba con atención lo que ocurría frente al escenario en el que estuvo acompañado por 14 personas, a cargo de los bronces, la percusión, bajo, cuerdas, coros, órgano y piano electroacústico.

"Increíble. Mi primera vez en Chile. Impresionante… guau!", atinó a decir antes de "Hasta ayer", la cuarta canción de una velada en la que el Arena Santiago se rendía a sus pies, pese a que inicialmente su voz estaba muy por debajo de los instrumentos, y donde no quedaba claro si él artista estaba reservando energías o derechamente su micrófono no tenía la potencia suficiente.

Con el correr de los minutos el e
sposo de Jennifer López quiso retribuir al cariño expresado y recibió de buena gana los peluches que le lanzaron, banderines con su nombre, y se dio el tiempo de acercarse a los costados del escenario a gesticular frases como "Muchas gracias", mientras lanzaba besos y posteriormente se llevaba la mano al corazón.

Una seguidora de primera fila de cancha, sector que la mayor parte del show permaneció de pie, le acercó un celular mientras el artista interpretaba en ritmo salsero el tema "Hasta que te conocí" –que popularizara Juan Gabriel- y éste lo cogió como si nada y le cantó a quien estaba al otro lado de la línea, ante el aplauso de los presentes.

Desde esa canción en adelante (la octava de las 12 que interpretó), dejó en claro que sólo estaba calentando motores y su voz fue alcanzando el nivel y potencia que se espera para un cantante de la fama que precede a Marc Anthony, que dicho sea de paso tiene un gran desplante sobre el escenario pero sus movimientos están lejos de ser los de un descollante bailarín de salsa.

El único aprieto que vivió en la jornada fue la fuerte pifia que estalló en el instante en que tomó una bandera argentina que le lanzaron y la mostró al público, la misma que luego colgó junto al micrófono.

El asumió las cosas con calma y luego de abogar por América Latina en su conjunto, pidió que le hicieran llegar desde el público una bandera chilena, la que ondeó, se la puso como capa, y luego la instaló junto a la trasandina, mientras nuevamente estallaban los aplausos y brotaban cánticos como "Olé, olé, oleee, Chile, Chileeee!".

Marc Anthony tiene previsto presentarse nuevamente este martes y miércoles, y aún cuando no está totalmente definido, desde la productora que lo trajo a Chile se indicó que lo más probable es que abandone el país el jueves por la mañana en un vuelo privado.

Aún quedan pocas entradas para los conciertos del artista cuyo repertorio se compuso de temas como "Dímelo", "Qué precio tiene el Cielo", "Ahora quién", "Y hubo alguien", "Tengo tanto miedo de perderte" y "Tu amor me hace bien", tema con el que el lunes cerró su debut en Chile.

Según informó Patricio O’Ryan Producciones, entre los boletos disponibles están los del sector Diamante, que otorgan el derecho a asistir a un cóctel luego del show. (Cooperativa.cl)

Radio Cooperativa