Marc Anthony, el cantante puertorriqueño, demostró una vez más ayer en Los Ángeles por qué es el "nuevo rey de la salsa". Con un lleno completo, puso a bailar a sus fans por más de una hora y media, en el concierto que ofreció en el Anfiteatro Gibson de Universal City, para abrir la serie ING Presents "Juntos en Concierto 2008", que recauda fondos para combatir la obesidad infantil en Estados Unidos.

El show comenzó casi una hora tarde, pero tan pronto apareció en el escenario, el popular cantante hizo delirar a los presentes. Vestido de traje negro y bajando los peldaños de una escalera ubicada en medio del escenario, las gargantas de los más de seis mil espectadores gritaron de emoción y afinaron con rapidez para corear el primer tema de la noche: Valió la pena —éxito de su álbum Amar sin miedo, producido en 2004.

La energía del espectáculo se sintió desde el inicio del mismo y sólo declinó cuando el telón cayó.

El concierto tuvo varios momentos cúspides, especialmente cuando el cantante interpretó Hasta que te conocí; Nadie como ella (que contó con un solo de congas que alborotó aún más al público); Ahora quién; Amar sin mentiras, Mi gente, Si te vas y Qué precio tiene el cielo.

Marc Anthony deleitó al público con su particular forma de menear las caderas, ejecutar el movimiento cumbiambero y su estupenda voz. Pero definitivamente, la concurrencia se enardeció cuando sorpresivamente el protagonista de la película El cantante se arrodilló en el escenario para besar el piso.

"Que placer poder compartir con ustedes una noche como ésta. Uno [como artista] nunca sabe qué esperar de la audiencia en cada concierto… pero mi gente no me abandona", dijo el cantante neoyorquino, descendiente de puertorriqueños, al incorporarse del suelo momentos después de besar el escenario.

Después de la escena, la gente quedó aún más prendida con las canciones del artista, quien por primera vez se presentaba en Los Ángeles después del nacimiento de los mellizos que tuvo con su actual esposa, la también actriz y cantante Jennifer López.

Cabe destacar, que aunque la audiencia no lo notó, López estuvo en primera fila escuchando las tres primeras interpretaciones del ganador de nueve discos de oro y un Grammy platino por sus álbumes Contra la Corriente y Todo a su tiempo.

El anfiteatro se estremeció de aplausos y silbidos cuando, en medio del show, uno de sus fans se acercó al escenario para entregarle al cantante una bandera boricua que él colocó en el pedestal de su micrófono.

De las 15 melodías que Marc Anthony ofreció en la velada benéfica, sólo dos las vocalizó en inglés. Una de ellas fue I need to Know —del álbum que lleva su mismo nombre—, la cual puso a cantar y bailar también a los anglosajones que presenciaron el único concierto en solitario que el artista efectuará en la mencionada gira benéfica.

"Tal como dice su canción, valió la pena tanta espera… el concierto estuvo fabuloso, inolvidable", sostuvieron Rosa Mendoza y Palomo Sandoval, de la ciudad de Bell Flower, al concluir el show que Marc Anthony cerró a las 11:15 de la noche, con la canción Tu amor me hace bien, también del álbum Amar sin mentiras.

Javier Palomarez, vicepresidente del mercadeo multicultural de ING, comentó que dos dólares de cada boleto vendido en este concierto —y los otros de la gira— se destinarán al programa Run for Better que busca facilitar recursos económicos a las escuelas de la nación para que ofrezcan clases de ejercicios para mantener en forma a los menores y combatir el problema de la obesidad infantil.

De acuerdo con la agenda de "Juntos en Concierto 2008", Marc Anthony proseguirá su gira por las siguientes ciudades: Chicago (19 de agosto), Nueva York (21 de agosto), Miami (4 de septiembre), Houston (7 de septiembre) y Irvine, California (13 de septiembre), donde cerrará la gira compartiendo el escenario con Alejandro Fernández.

La Opinión – noticias locales, nacionales e internacionales desde Los Ángeles – impre.com – Marc Anthony electrifica el Gibson