Lirolayza Montilla

Desde tempranas horas la gente hizo su colita en los alrededores del Estadio de béisbol de la UCV. El remate de entradas generales oscilaba entre los 150 y 160 Bs.F con la ventaja de “compre su entrada sin hacer colas. Gorras a 10 Bs.F y otros más mercantilistas las vendían en 20 Bs.F, franelas, bandanas y la novedad fue la venta de cachitos de diablo con luces.

Justo a las 7 de la noche se montó un ejército de mujeres en la tarima, con shores corticos y muy sexys, se trataba de Las Chicas del Swing, quienes con su contagiosa música y temas archiconocidos salieron bien paradas del compromiso, eso sí cantaron 1 hora completica. Temas de Olga Tañón, Las Chicas del Can y algunos propios de su Cd “Me gustas con G mayúscula”, nos hicieron recordar a las Chicas del Can en sus mejores tiempos.

Después de esto, una hora y cuarto tuvo que esperar la gente por Marc Anthony. Se montó a las 9:15 pm y arrancó su concierto con el tema “Aguanilé” de su más reciente disco “El cantante”. Salió a escena vestido con un clásico traje color gris, sin corbata que dejaba ver en su pecho una cadena con una placa espectacular y unos lentes oscuros que enseguida lanzó al piso y todos pensamos “no le da lástima son de marca segurito”.

Sonido impecable, luces sensacionales y una súper tarima. Quince músicos sobre la tarima y un total de 30 personas le acompañaron como parte de su comitiva, agentes de seguridad, asistentes, etc. El resto lo hizo su potente voz, su energía sobre el escenario, sus hermosas canciones. Al sabroso “Aguanilé” le siguió “Valió la pena” con el cual la gente gozó y él bailó y hasta hizo giros de 360.

Continúo con “Y si hubo alguien” e hizo delirar al público cuando tomó un celular rosado de sus admiradoras y le cantó a alguien en vivo… (Nos imaginamos que la pobre se desmayó de tanta emoción, ¡que afortunada!), le siguió “Volando entre tus brazos”, “Estoy enamorado” (el cantante besó el piso), “Hasta ayer” tema desgarrador y él muy bueno con sus dotes histriónicas. Le dio crédito al tecladista Juanito González, a quien le puso un billete por su trabajo… para jugar a la broma. Fue entonces, cuando Marc decidió saludar: “Buenas noches, quiero decirles desde el fondo de mi corazón que me he enamorado de Venezuela, anoche en Valencia conocí un poco más del país, pueden contar conmigo en los próximos 20 años. Este viaje es algo diferente, salí del hotel y estuve con 5 horas por allí, viendo su comida y me enamoré, es que me siento en casa”…

“Esta es una de mis favoritas y quiero que la canten conmigo”, (se refería a “Vivir lo nuestro”), donde le hizo reverencias al público que le cantaba y entonaba el “Papararirara”. Alguien de su equipo le pasó el celular y dijo después “JLO les manda saludos”. Le siguió “Te conozco bien”, “Ahora quien” (versión romántica), “Hasta que te conocí” (demostró sus condiciones vocales), “Qué precio tiene el cielo”, “Mi gente” y se despidió con el “Tu amor me hace bien”. No hubo cambios de ropa, ni valió pedir la otra, se acabó y todos se quedaron con las ganas de escuchar otros éxitos. Terminó a las 10:40 pm, fue hora y media de concierto… uno esperaba un poco más, pero mucho dicen que de lo bueno poco. Extrañó que la gira se llamara “El cantante” y no incluyera ese tema en el repertorio. Las caras conocidas que se dejaron ver por allí fueron las de Enrique Capriles Radonsky acompañado por Sabrina Salvador, Ligia Petit, Arquímedes, líder de Malanga. No queríamos finalizar la nota, sin dejar de agradecer la atención del equipo de Emporio Group, se portaron a la altura con la gente de prensa.

www.2001.com.ve: Marc Anthony dejó a los caraqueños con ganas