El cantante, que inició su tour esta semana, tendrá una agenda que incluye visitar las viñas que hacen su vino.
Esta vez, la locura por la visita de Luis Miguel será de larga duración. Para sus cuatro shows del 20, 21, 22 y 23 de noviembre en Movistar Arena, el mexicano llegará varios días antes porque tiene una agenda a medio camino entre el deber, la familia y el placer.
El itinerario de su tour «Cómplices», iniciado el miércoles 3 en Seattle (ver recuadro), calza perfecto. Antes de Santiago, sólo tiene un concierto el 15 en Puerto Rico, por lo que se espera su aterrizaje para un día después, lo que capitalizaría una estadía de una semana en el país.
Tomando en cuenta el extenso paso por la capital, situación que se repite en otras escalas de la gira, el hombre de «La incondicional» llegaría con su cada vez más numerosa familia. Aunque aún no está oficializado, se quedará con su mujer, la actriz Aracely Arámbula, en la suite presidencial del hotel Ritz Carlton, en Las Condes. También vendría el primer hijo de la pareja, Miguel Gallego Arámbula, hoy de un año y ocho meses, quien en todo momento estaría acompañado de una mucama. Al listado de preocupaciones se suma el actual embarazo de Arámbula, que por esa fecha tendrá cerca de ocho meses y también podría exigir un cuidado especial.
Los días en Santiago también tienen otro destino: la visita a la viña Ventisquero, en Rapel, lugar que desde 2005 produce el alabado y multiventas vino «Ãšnico» del cantante.
Pero si de éxitos en ventas se trata, sus recitales en Chile ya han despachado cerca de 30 mil tickets. Para los dos primeros no quedan más de mil, y para el resto hay mayor disponibilidad. Más información en www.puntoticket.com, al 6004626000 y en Cinemark de Alto Las Condes, Plaza Tobalaba y Plaza Norte.
Así es el recital que mostrará en Santiago
Todas las crónicas que retrataron el estreno del tour «Cómplices», el miércoles 3 en el teatro Wamu de Seattle, se inician con una apreciación estética: Luis Miguel dejó en el olvido su relamido look a lo Sinatra para volver a su estampa tradicional. Además, las reseñas hablan de un hombre más delgado y atlético. Ante siete mil personas, el cantante ofreció un espectáculo de 1 hora y 45 minutos, iniciado con imágenes de toda su carrera en las gigantescas pantallas que coparon el escenario.
La cita se abre con «Tu imaginación», de su último trabajo, para luego descargar clásicos como «Hasta que me olvides», «No sé tú» y «El día que me quieras». A pesar de que no viaja con mariachis, igual ofreció temas como «Si nos dejan» y «De qué manera te olvido». En la última parte del espectáculo opta por un look informal y el funk estilizado de «Qué nivel de mujer» y «Será que no me amas».
El Mercurio.com – El periódico líder de noticias en Chile