Ayer fue el peor día desde que el Chaitén despertó de un letargo de casi 7000 años y cubrió de polvo a Chile y parte de la Argentina. Imágenes.

ENORME NUBE DE HUMO Y DE CENIZAS. Ayer se produjeron dos nuevas explosiones, con columnas de cenizas de 30 kilómetros de altura. AFP

ESQUEL, Chubut. – Las cenizas del volcán Chaitén continuaban hoy afectando a la región noroeste de Chubut. Para peor, el material volcánico comenzó a aparecer en zonas más alejadas del país, como en Río Negro y en el sur bonaerense, y no se descarta que llegue también a la Capital Federal.

En tanto, el director del Hospital de Esquel, Antonio Mugno, admitió que tras varios días de persistencia del fenómeno hubo consultas dermatológicas, visuales y respiratorias, aunque reiteró que las afecciones derivadas de la presencia de ceniza han sido de carácter leve.

Por ello, las escuelas de la zona comenzaron a dictar clases hoy, luego de que el viernes hubieran sido suspendidas para evitar posibles daños en la salud de los niños. Sólo cuatro de los 110 establecimientos de la cordillera no retomaron la actividad.

La secretaria de Ambiente de la Nación, Romina Picolotti, se trasladó al lugar para monitorear las mediciones sobre el material que llega desde el otro lado de las montañas. Además, se espera que en las próximas horas arribe el vicepresidente Julio Cobos, enviado por la presidenta Cristina Fernández.

Una fuente del Servicio Meteorológico Nacional señaló que las cenizas podrían llegar a la Capital Federal y sus alrededores. Incluso, la Policía Vial porteña informó que el fenómeno se registraba desde las 22.30 en la zona de Bahía Blanca.

Los fuertes vientos provenientes del sur llevaron cenizas volcánicas hasta Mar del Plata. Vecinos de distintos barrios costeros dijeron que pudieron notar esta mañana el sedimento en los autos estacionados y en veredas y patios, donde se observó un polvo grisáceo.

Ayer fue el peor día desde que el volcán Chaitén despertó de un letargo de casi 7.000 años y cubrió de cenizas la décima región de Chile y más de un tercio de Chubut. Hubo dos nuevas y potentes erupciones: la primera fue a las 9.30 y la columna de humo y ceniza llegó a los 30 kilómetros de altura, el doble de la primera explosión.

El volcán despidió gran cantidad de lava y piedras volcánicas encendidas, que aumentan el riesgo de incendios forestales en la región. (DyN-Télam)

Las cenizas del volcán llegaron al sur de Buenos Aires