Las cenizas del Chaitén, hasta el Atlántico

Las autoridades de Chile decretaron el alerta máxima al aumentar la actividad del volcán Chaitén, que ayer también emanó roca incandescente. Desde Esquel, informaron que la situación está controlada.

El volcán Chaitén, en erupción desde hace cinco días, aumentó su actividad ayer con emanaciones de material incandescente y una columna de cenizas de hasta 30 kilómetros de altura, por lo que se dispuso la evacuación total en la zona amenazada.
En tanto, los vientos llevaban las cenizas por hacia las localidades de Esquel, Futaleufú y Chaitén. Más de 500 kilómetros recorrió el material volcánico y llegó hasta la costa atlántica. No obstante, la situación en la zona de Chubut estaba controlada y sin evacuados, informaron al cierre de esta edición las autoridades, que aseguraron que las cenizas no son tóxicas, aunque se puso en marcha un plan de prevención.
La situación en Chile

La presidenta Michelle Bachelet, de regreso en Santiago tras visitar la zona damnificada, informó que la evacuación se dispuso porque si comienza a emanar lava, esa masa podría llegar rápidamente al poblado de Chaitén, situado a 10 kilómetros del volcán.

Pero el vulcanólogo Luis Lara, del Servicio Nacional de Geología y Minería, precisó que las emanaciones registradas eran de un material incandescente liviano denominado piroclástico (gases, partículas y piedras) que amenaza un área de entre 25 y 30 kilómetros cuadrados. Agregó que esas emanaciones no son lava y que ésta podría surgir sólo después de que termine la salida del material piroclástico.

Cinco barcos se apostaron frente a Chaitén en donde fueron embarcados los evacuados. Por razones de seguridad del poblado sólo permaneció un grupo de policías y militares. Empero, tras una reunión de Bachelet con sus ministros políticos, se ordenó despejar de civiles y militares un radio de 50 kilómetros alrededor del volcán, informó el ministro del Interior, Edmundo Pérez Yoma.

Se nombró al titular de Defensa, José Goñi, como Ministro en Campaña para coordinar acciones de ayuda en terreno.

Los periodistas que quedaban en Chaitén informaron que las últimas personas del pueblo se embarcaron en una nave de la armada que los esperaba, mientras se sentían los ladridos y gemidos de animales domésticos que fueron dejados en las casas por sus amos, cuando evacuaron la localidad el viernes.

El fin de semana fueron evacuados unos 4.000 habitantes de Chaitén.

Más de 500 kilómetros

El aumento de las emanaciones a partir de las 8 de la mañana fueron corroboradas por helicópteros policiales que sobrevolaron la zona del volcán. Junto con la expulsión de material sólido creció la columna de humo y cenizas, que ha llegado a más de 500 kilómetros de distancia al océano Atlántico en territorio argentino. La provincia de Chubut estaba cubierta por la nube volcánica.

A media tarde hubo una nueva erupción, más fuerte que la anterior.

Juan Cayupi, de la Oficina Nacional de Emergencia del gobierno, Onemi, informó que un sobrevuelo comprobó un aumento del cráter y que no se observaba escurrimiento de lava. El material sólido despedido permanecía en el cráter.

Las autoridades regionales de la provincia argentina recomendaron a los habitantes de ciudades como Esquel y otras próximas a Chile usar mascarillas para aminorar los efectos de la lluvia de cenizas. También descartaron una contaminación del agua potable, como ocurrió en Chile, donde se dispuso la distribución de agua no contaminada a los escasos pobladores que se mantenían en la austral zona. Asimismo se cancelaron vuelos para evitar la nube de ceniza, que podría afectar las turbinas de las naves.

Simultáneamente, en Futaleufú, a 160 kilómetros de Chaitén, un poblado de 1.800 habitantes situado junto a la frontera con Argentina, continuó también la evacuación de la población, afectada por una gruesa capa de cenizas caídas desde que el Chaitén hizo erupción el viernes. Por razones de seguridad la evacuación debió efectuarse por territorio argentino. Dicho traslado por Argentina fue convenido por las presidentas Bachelet y Cristina Fernández, quienes se comunicaron telefónicamente. Agencia AP y Télam

Diario Los Andes – Las cenizas del Chaitén, hasta el Atlántico