Juanes

Juanes

Juanes es un mago para establecer nuevos récords a su paso.  No pudo hacer un solo concierto en el estadio El Campín de Bogotá, así que decidió presentarse varias veces en el Coliseo El Campín.

Se fijaron tres conciertos, pero la fiebre por verlo es tal que las entradas se agotaron y se sumó una nueva fecha para un cuarto concierto: el domingo 14 de diciembre.

La posibilidad del nuevo concierto venía cocinándose desde la semana pasada. El mánager de Juanes, Fernan Martínez había anunciado que estaban vendidas más de 30 mil entradas para los tres primeros conciertos y se iba a buscar el cuarto para el domingo, a las 5 p.m., cosa que permitiría la asistencia de los niños.

Sobre los shows de La Vida World Tour, gira que comenzó en Nueva York a comienzos de este año, Alejandro Gutiérrez, stage manager de la gira, afirma que «el concierto es el mismo en todas las ciudades del mundo, menos en las de Colombia. Por ser Colombia, a Juanes le gusta tocar La Tierra o Solo, canciones que lo hicieron conocido aquí. La teoría es seguir el feeling del público. Acerca de hacer algo especial en Medellín, odavía no me ha dicho. Generalmente lo hace el mismo día del show».

Cuenta Gutiérrez que la diferencia también se siente en los tiempos del montaje: «En Estados Unidos y Europa, para montar el mismo show, entramos a las 7 a.m. y a las 4 p.m. ya están haciendo pruebas de sonido -cuenta-. Pero, en Suramérica, como los lugares no son construidos especialmente para hacer conciertos, la entrada de equipos y camiones se hace más difícil. Se requieren más horas de trabajo, más personal para mover la carga de los camiones hasta el escenario».

En Colombia (Cali, Medellín y Bogotá), están trayendo el techo del escenario, incluso para Bogotá. Aunque el Coliseo es cubierto, el techo del mismo, no resiste colgarle el peso de 68 mil libras en equipos que trae la producción. Entonces, se está montando toda una estructura que sí resista, luces, pantalla y, en general, toda la escenografía.

Para un concierto, Juanes tiene un manager de producción, con el que Gutiérrez trabaja en llave. Cinco técnicos que se encargan de armar la batería, el sonido de Juanes, el bajista, los teclados, un ingeniero de sala (pendiente del sonido que escucha el público, que es diferente al retorno que es lo que oyen los músicos en tarima), un técnico de monitores y uno de luces.

Todos ellos hacen parte del staff del cantante de Me enamora, y los apoyan 28 personas de las compañías proveedoras de equipos. En total, son alrededor de 40 personas viajando y que, una vez en cada ciudad, necesitan a otras 70 personas de apoyo.