A Genoveva Casanova no paran de salirle pretendientes. Y es que desde que se hiciera pública su separación de Cayetano Martínez de Irujo, la relacionan con hombres apuestos y famosos un día sí y otro también. El último fue el cantante Luis Miguel, con quien compartió una cena en compañía de otros amigos en un restaurante madrileño.

Pues bien, ahora le ha tocado el turno al cantante mexicano Alejandro Fernández, quien estando de gira en nuestro país, habría caído rendido a los pies de la bella Genoveva.

Los comentarios sobre este enamoramiento empezaron cuando la condesa de Salvatierra, acompañada de Rosauro Baro, asistió a un concierto que ofreció Alejandro, y tras el mismo, acudió a felicitar al cantante a su hotel.

En este encuentro, el artista se dejó cautivar por la belleza de su rubia compatriota y la invitó a una fiesta. Cuentan los allí presentes que Fernández no dejó de prodigarle atenciones a Genoveva. Hasta tal punto, que ella se sintió molesta y tuvo que pararle los pies.

Lo cierto es que Alejandro se quedó de piedra ante la negativa de la mexicana, quien optó por abandonar el sarao junto a su amigo Rosauro. Por cierto, que parece que en la casa de Alba todos están muy bien avenidos, pues, como se recordará, Baro mantuvo una relación con Eugenia Martínez de Irujo. Circunstancia que poco o nada importa a su todavía cuñada.

Dicen que los asistentes a la fiesta todavía no se han recuperado del despliegue de atenciones que Alejandro Fernández hizo para atraer a Genoveva. Incluso comentan que se extasió de tal modo que a punto estuvo de entrar en trance. Sin embargo, el encantamiento se rompió cuado ella, cual Cenicienta, se dio a la fuga sin tan siquiera despedirse. Quién sabe si es que le van más las baladas románticas de Luis Miguel, ahora ya libre de ataduras sentimentales con Aracely Arámbula.

TodoEllas