Los incendios en el Delta ya llevan 15 días. Pronostican que los vientos del Norte y la falta de lluvias harán que todo siga igual. Hay dos detenidos y un prófugo.

El humo no afloja y varias ciudades siguen ahogadas por la densa cortina de humo. Los pronósticos no son alentadores. Según el Servicio Meteorológico Nacional (SMN), los habitantes de la Capital, el Gran Buenos Aires, Zárate y La Plata deberán soportar hasta el miércoles las consecuencias de la contaminación atmosférica más grave de la historia, que provocó la quema de pastizales en el Delta.

Ayer se mantuvo alto el nivel de consultas en los hospitales porteños y bonaerenses. La gente se acercó a las guardias por irritación ocular y afecciones de las vías respiratorias como tos, rinitis o faringitis. También se mantuvo alta la demanda de auxilios médicos al SAME.

El transporte no fue ajeno a las consecuencias del humo. Por cuarto día consecutivo se cerraron ayer las rutas 9 y el corredor 12/14. Otras 14 rutas y autopistas mantuvieron una visibilidad reducida.

Durante la mañana, en el Aeroparque Jorge Newbery sólo se realizaron partidas. A las 19, se suspendieron los despegues y aterrizajes de los vuelos. Mientras que en la Terminal de Retiro, a las 17.30 volvió a cerrarse la salida de micros que van a las provincias de la Mesopotamia y a países del Mercosur.

Asimismo, por segundo día consecutivo, la línea “C” interrumpió su servicio por la escasa visibilidad en túneles. Lo mismo pasó ayer con la “A”. Y la “B” tuvo demoras.

“Por lo menos hasta el miércoles prevalecerán los vientos del sector norte con una intensidad inferior a los 20 kilómetros por hora, lo que facilitará la condensación de la nube tóxica. Y hasta ese día no hay probabilidades de lluvia”, dijeron ayer en el SMN. Los pronosticadores agregaron que “sólo habría leves mejoramientos temporarios” que serán en horas de la tarde cuando se elevan las temperaturas y las partículas de monóxido de carbono tienden a ascender. “Si no fuera por el humo estos días serían espectaculares: cielo despejado, sin nubosidad, escasos vientos y calor”, dijeron al pasar.

De 3 a 570 focos

Los primeros focos de incendio en el Delta comenzaron el 5 de abril, eran sólo 3, según el titular del INTA. La cifra trepó a 570. El fuego llegó a abarcar cerca de 70.000 hectáreas. Ayer, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner habló de 297 focos, luego de sobrevolar las zonas afectadas. La Presidenta llegó a la tarde a Zárate en auto, acompañada por varios funcionarios y evaluó los trabajos de combate de quema de pastizales.

En tanto, el ministro del Interior, Florencio Randazzo, confirmó ayer que ya hay dos detenidos y un prófugo en el marco de la causa que, en un juzgado de Campana, investiga las responsabilidades de los incendios.
Mientras se dirime quiénes son los culpables de semejante desastre, la densa humareda siguió alterando ayer la vida cotidiana de millones de personas. En las calles, en las casas, en todos lados.

Con irritación en los ojos, carrasperas y hasta broncoespamos agravados por el humo, entre 300 y 350 personas pidieron el auxilio médico del SAME, subieron cinco puntos respecto al viernes: el incremento ya es de 20%. En tanto la tercera parte de los pacientes que se atienden en hospitales porteños es por problemas oculares; el resto es por vías áreas superiores: rinitis, faringitis, catarros. El 30% de las atenciones son destinadas a menores.

En la provincia de Buenos Aires, el ministro de Salud informó que las consultas siguen subiendo, ahora se ubican entre 30 y 50%. Los hospitales más afectados son los de Zárate, La Plata, Berisso y Ensenada. Sólo se registró una internación, ayer viernes, de una beba de 17 meses por broncoespasmo agravado por el humo. La rescató una lancha de la Batería de Infantería del Delta y fue hospitalizada unas horas en el hospital de Baradero. CC

Diario Los Andes – El humo de Buenos Aires se iría el miércoles y habrá mejoramientos temporarios