Miguel Bosé, presidente de la Fundación, fue el encargado de clausurar el magno concierto en el Zócalo capitalino

Con un abrazo fraternal y uniendo sus voces bajo la batuta de Miguel Bosé en su canción Te amaré, concluyó el concierto de la Fundación ALAS el sábado en el Zócalo capitalino ante unas 250 mil personas.

Timbiriche, Ricardo Montaner, David Bisbal, Juan Luis Guerra, Aleks Syntek, Diego Torres, Lucero y otros artistas acompañaron a Bosé (presidente del consejo de activistas de ALAS). Fue notable la ausencia de Ricky Martin y Chayanne en ese momento, quienes no cantaron por razones desconocidas.

A pesar de que hubo errores de sincronización y no todos los presentes en el escenario se sabían de memoria la canción, el público comprendió que la intención era demostrar unión y hacer conciencia acerca del gran problema por solucionar: la indignante pobreza de la infancia latinoamericana.

“Vamos a intentar cambiar al mundo con ustedes y gracias a ustedes… canta fuerte hermano por todo lo que quereis en la vida, nunca dejeis de cantar”, gritó un Bosé con evidente sobrepeso, causando la algarabía de la gente antes de cantar Nada particular. Estaba planeado que interpretara este tema al lado de Juanes, pero el colombiano no se pudo presentar por problemas de sobrepeso en su avión.

Muy cerca del escenario, en la zona VIP, pudo verse a la familia del empresario mexicano Carlos Slim, quien donó 110 millones de dólares a la fundación. También estuvo presente Sharon Fastlicht, la esposa del presidente de Grupo Televisa, Emilio Azcárraga Jean, así como Zuleika Rivera, la Miss Universo 2006 de origen puertorriqueño, y la actriz Adriana Fonseca.

Ana Torroja, ex vocalista de Mecano, acompañó a Miguel Luchino González Borlani, durante su interpretación de Corazones, lo cual fue celebrado en grande por los presentes. Al final del tema los dos artistas ibéricos se abrazaron y se besaron en la boca.

Durante Amante bandido, Bosé sedujo con sus movimientos y cercanía corporal a sus músicos, quienes lucieron su torso desnudo para regocijo del público femenino. Por el contrario el hijo del torero español Luis Miguel Dominguín no interactuó tanto con sus coristas del sexo de Eva. Bosé interpretó además Morena mía y Bambú que animaron a algunas jóvenes de público a gritarle y bailar de manera sensual.

Elmer Figueroa Arce, el artista puertorriqueño mejor conocido como Chayanne, enloqueció a sus fans femeninas con sus ya conocidos dotes de bailarín, aunque ayer lucía un poco cansado y sus ojos seriamente enrojecidos. El boricua, quien lució un look distinto, con barba crecida, patillas y cabello largo, vistió una ajustada camiseta negra de ALAS y cantó varios de sus éxitos como Torero, durante la cual su público bailó como contagiado por el potente virus de la danza.

Durante Lola, Chayanne y sus coristas provocaron a su público moviendo la cadera de manera insinuante, mientras que Y tú te vas marcó el momento más romántico de la velada.

El dominicano Juan Luis Guerra impresionó al público con su pegajoso merengue, que hizo danzar a las parejas de manera bastante cadenciosa. La bilirubina y Ojalá que llueva café fueron las más celebradas por un público, que por momentos se mostró tibio. La llave de mi corazón, de su más reciente disco homónimo fue también coreada por gran parte de los asistentes. Guerra cantó además Abriendo caminos acompañado por Diego Torres, quien actúo antes que él e interpretó temas como Color esperanza.

El concierto duró más de siete horas y concluyó pasada la media noche, después de brillantes actuaciones y algunos errores, pero una intención muy loable: salvar a los niños de nuestro continente de las garras de la pobreza, la desnutrición y la falta de educación.

En la portada de la sección Comunidad puedes encontrar información sobre el impacto de ALAS en el DF.

Miguel Bosé, presidente de la Fundación, fue el encargado de clausurar el magno concierto en el Zócalo capitalino

Con un abrazo fraternal y uniendo sus voces bajo la batuta de Miguel Bosé en su canción Te amaré, concluyó el concierto de la Fundación ALAS el sábado en el Zócalo capitalino ante unas 250 mil personas.

Timbiriche, Ricardo Montaner, David Bisbal, Juan Luis Guerra, Aleks Syntek, Diego Torres, Lucero y otros artistas acompañaron a Bosé (presidente del consejo de activistas de ALAS). Fue notable la ausencia de Ricky Martin y Chayanne en ese momento, quienes no cantaron por razones desconocidas.

A pesar de que hubo errores de sincronización y no todos los presentes en el escenario se sabían de memoria la canción, el público comprendió que la intención era demostrar unión y hacer conciencia acerca del gran problema por solucionar: la indignante pobreza de la infancia latinoamericana.

“Vamos a intentar cambiar al mundo con ustedes y gracias a ustedes… canta fuerte hermano por todo lo que quereis en la vida, nunca dejeis de cantar”, gritó un Bosé con evidente sobrepeso, causando la algarabía de la gente antes de cantar Nada particular. Estaba planeado que interpretara este tema al lado de Juanes, pero el colombiano no se pudo presentar por problemas de sobrepeso en su avión.

Muy cerca del escenario, en la zona VIP, pudo verse a la familia del empresario mexicano Carlos Slim, quien donó 110 millones de dólares a la fundación. También estuvo presente Sharon Fastlicht, la esposa del presidente de Grupo Televisa, Emilio Azcárraga Jean, así como Zuleika Rivera, la Miss Universo 2006 de origen puertorriqueño, y la actriz Adriana Fonseca.

Ana Torroja, ex vocalista de Mecano, acompañó a Miguel Luchino González Borlani, durante su interpretación de Corazones, lo cual fue celebrado en grande por los presentes. Al final del tema los dos artistas ibéricos se abrazaron y se besaron en la boca.

Durante Amante bandido, Bosé sedujo con sus movimientos y cercanía corporal a sus músicos, quienes lucieron su torso desnudo para regocijo del público femenino. Por el contrario el hijo del torero español Luis Miguel Dominguín no interactuó tanto con sus coristas del sexo de Eva. Bosé interpretó además Morena mía y Bambú que animaron a algunas jóvenes de público a gritarle y bailar de manera sensual.

Elmer Figueroa Arce, el artista puertorriqueño mejor conocido como Chayanne, enloqueció a sus fans femeninas con sus ya conocidos dotes de bailarín, aunque ayer lucía un poco cansado y sus ojos seriamente enrojecidos. El boricua, quien lució un look distinto, con barba crecida, patillas y cabello largo, vistió una ajustada camiseta negra de ALAS y cantó varios de sus éxitos como Torero, durante la cual su público bailó como contagiado por el potente virus de la danza.

Durante Lola, Chayanne y sus coristas provocaron a su público moviendo la cadera de manera insinuante, mientras que Y tú te vas marcó el momento más romántico de la velada.

El dominicano Juan Luis G
uerra impresionó al público con su pegajoso merengue, que hizo danzar a las parejas de manera bastante cadenciosa. La bilirubina y Ojalá que llueva café fueron las más celebradas por un público, que por momentos se mostró tibio. La llave de mi corazón, de su más reciente disco homónimo fue también coreada por gran parte de los asistentes. Guerra cantó además Abriendo caminos acompañado por Diego Torres, quien actúo antes que él e interpretó temas como Color esperanza.

El concierto duró más de siete horas y concluyó pasada la media noche, después de brillantes actuaciones y algunos errores, pero una intención muy loable: salvar a los niños de nuestro continente de las garras de la pobreza, la desnutrición y la falta de educación.

En la portada de la sección Comunidad puedes encontrar información sobre el impacto de ALAS en el DF.

Cierre inolvidable en el concierto ALAS – Excélsior