Ayer sumó tercer concierto en Arena Santiago: En 90 minutos, el salsero repasa sus hits, con 15 músicos y un espectacular juego de luces en su show.

GABRIELA BADE Y CLAUDIO VERGARA

Si su vida privada es glamour absoluto, su vida en escena es sencillamente un estallido. Así quedó demostrado en el reciente paso de Marc Anthony por las escalas previas a su aterrizaje en Santiago, donde su visita se ha graduado como el gran fenómeno de la temporada musical 2008. A los ya confirmados recitales del 3 y 4 de junio en Arena Santiago, el esposo de Jennifer Lopez sumó un tercero para el día 2. Con las dos primeras fechas ya agotadas, y con un total de casi 24 mil tickets vendidos, Anthony será visto en el país por casi 36 mil personas.

Un furor que ya tiene antecedentes en Venezuela y Perú, donde se presentó a principios de mes. Allí mostró las características básicas de su gira latina «El cantante»: un espectáculo de una hora y media, con 11 temas y una orquesta de 15 músicos. Con un impresionante despliegue de luces lilas y cristalinas, el artista de origen puertorriqueño aparece desde lo alto de una escalinata, vestido con terno negro, lentes oscuros y camisa sin corbata.

Mientras emerge su figura todopoderosa, su banda despliega las congas del tema «Aguanile», parte del soundtrack de la cinta «El cantante», su personal homenaje al fallecido Héctor Lavoe. Curioso: aunque el tour lleva el mismo nombre del filme, sólo interpreta dos temas de ese proyecto (el otro es «Mi gente»). A cambio, ofrece un intenso repaso por su discografía, con temas como «Valió la pena», «Hubo alguien», «Vivir lo nuestro» y hasta un cover en clave salsera de «Hasta que te conocí», de Juan Gabriel.

En el transcurso del show, que tiene varias pantallas, Anthony es el dueño de la escena: no incluye bailarinas y lanza estudiadas señales de agradecimiento, como besar el escenario, ofrecer su mano a los fans de primera fila y declarar amor incondicional al país de turno. «Tiene un gran manejo de la emoción y regala una voz como pocas», reseñó el diario «El Universal», de Venezuela.

El show también tiene guiños a Jennifer Lopez. En Caracas, el llamado nuevo rey de la salsa simuló un llamado telefónico de su esposa en pleno concierto y lanzó: «Jennifer les manda saludos». Es quizás la única referencia a Lopez en el tour, ya que tanto en la capital venezolana como en Lima no llegó con su esposa, pese a que las productoras encargadas anunciaron lo contrario, que es lo mismo que se ha dicho en el caso chileno. Los boletos para su tercer recital en Santiago se venden desde mañana en www.feriaticket.cl.

El Mercurio.com